sábado, 18 de enero de 2014

DIEGO DE BAUTE, UNA DESCENDENCIA EN TENERIFE, EL HIERRO Y GRAN CANARIA

EUGENIO EGEA MOLINA

Nuestro recorrido genealógico parte del guanche DIEGO DE BAUTE (1) -Ibabte/Ibaute- [con los números anotamos el orden en la descendencia, como aparecen en los cuadros ilustrativos], siguiendo una sucesión que nos separa veinte generaciones –parentalmente, nuestro decimoséptimo abuelo (dos veces)- siendo testigo de más de cinco siglos, desde finales del siglo XV, recorriendo geográficamente las islas de Tenerife, El Hierro y Gran Canaria.
Diego de Baute significó la transición de dos mundos o civilizaciones opuestas, culminando en la conquista de las islas por los castellanos (después de un siglo, en el año 1496, finalizó la toma de Tenerife, última isla por someter), trayendo consigo un proceso de colonización con procesos antagónicos y disruptivos de aculturación-culturación y antitesis-síntesis entre sociedades de origen bereber frente a otra europea. 
A Diego Baute le tocó vivir en la sociedad indígena, en la que nació, así como el introducirse drásticamente en otra, radicalmente diferente. A pesar, de lo traumático, esta situación la fue esquivando con su capacidad de aprendizaje rápido y su carácter avezado, asimilando el idioma de los conquistadores e impregnándose de sus costumbres, sin dejar completamente las suyas.
Diego de Baute perteneció al cantón de Anaga, uno de los bandos de paces, descendiente de los hidalgos o nobles de Anaga (tradicional y erróneamente se le ha adjudicado el título de soberano de Daute, aclarado y documentado por las trascendentales aportaciones de De La ROSA OLIVERA, 1956 y CEBRIÁN LATASA, 2003). En 1503, fue favorecido con tierras de repartimientos en el valle de S. Andrés denominadas de Ibabte (Ama Amautama), situadas en el cantón de Anaga (Ahanaga, Anagua en la somada de Jagua), así como en Geneto (Heneto). Además de tres cuevas, curiosamente nominadas: adabicojas, daguarça y choba (AMLL; AHPSC; DE LA ROSA, 1956; SERRA RAFOLS, 1978).
Mapa de Tenerife: antiguos cantones guanches y localidades actuales
A partir de aquí, su vida transcurrió en una isla que se va a ir conformando con una nueva población: castellanos procedentes de los reinos de Castilla y León, a los que se añaden criollos y mestizos (los llamados de las islas e hijos de indígenas y castellanos), indígenas: guanches y contingentes de canarii y gomeros que fueron a la conquista, algunos extranjeros (portugueses, genoveses y flamencos), así como esclavos africanos (negros y berberiscos). De los que básicamente va a salir una nueva, en tres-cuatro generaciones van a mezclarse entre ellos, como apreciaremos en nuestro trayecto genealógico.  Para profundizar en este tema es recomendable la lectura de R. González Zalacaín (2005) Familia y sociedad en Tenerife a raíz de la conquista.
Volviendo a Diego Baute, uno de los pocos guanches de los bandos de paces que no fue deportado a Gran Canaria o Madeira,  se dedicó principalmente a la agricultura y el cuidado del ganado menor, labores tradicionales indígenas. Sin embargo, por numerosos documentos notariales, sabemos que intervino como traductor, comerciando, otorgando poderes, testigo, albacea, etc. Se desposó con María de Tegueste, de su misma naturaleza, teniendo como hijos a Diego, Luis y Hernando; asimismo, reconoció en su testamento de 1507, a los hijos extramatrimoniales de su marido: Andrés, Juan y Gonzalo (que sigue).
Su hermano fue Hernando de Baute, desposado con Ana de Abona, hija del que fuera rey de ese cantón (El rey de Abona y una descendencia).
Diego de Baute, sobrevivió a su mujer y a sus hijos con excepción de Luis, otorgando sus últimas voluntades en el año 1527, ante el escribano Bernardino Justiniano, en el que manda ser enterrado en la iglesia de la Concepción, donde se encontraban su mujer e hijos.

Descendencia en Tenerife.
En mayúscula relación consaguínea y en minúscula, consortes; 
los números marcanel orden genealógico descendente 
a partir de Diego Baute(1)
2. GONZALO BAUTE (Ibaute), hijo extraconyugal y reconocido de Diego Baute, vivió en la c. Real de Santa Cruz, frente a la casa del beneficiado (párroco). Desde 1516, estuvo casado con Francisca González, así lo hace constar en su testamento (1529): ...yo me casé e contraxe matrimonio con el dicho Gonzalo de Ibabte puede aver 13 años. Nombra a Isabel de las Casas como su madre. Tuvieron por hijos a Juana González, Cristóbal González, Isabel González, Catalina González y Francisco Baute.
Gonzalo, al igual que su padre, tiene una importante presencia notarial que nos da idea de una incesante actividad: deudor, fiador, comprador, otorgante de poderes, dando a renta cabras, etc. 
En el año 1525, recibió un valle que llamaban de las Yeguas (Adovoro), dos cuevas: benchioo y otra, encima de Santa Cruz, exineza.
Su testamento lo dictó ante el escribano público Bernardino Justiniani (1527), motivado por un viaje que realizaba a Berbería. En el mismo, dejó constancia de dos hijas con la indígena gomera Catalina Rodríguez: Francisca y María González, a las que legó 60 cabritas y 10000 maravedíes para ajuar de Francisca.
En sus últimos años, estando viudo, volvió a casar con Juana González, de la que no hubo sucesión. Su fallecimiento pudo acontecer sobre 1533.

3. JUANA GONZÁLEZ (hija de Gonzalo) BAUTE, avecindada en Icod, con su marido  Francisco Diaz. Tuvieron por hijos a Leonor Díaz, Marquesa Díaz (ver abajo), Antonia Francisca, Francisca González o Díaz, Salvador Díaz, Roque Díaz, Ginebra Díaz, María Francisca y Juana. 
En sus últimas voluntades (1574), dejó constancia de una importante dote que le dejaron sus padres para casar con Francisco Díaz: 80 cabras, 40 ovejas, 18 marranas y un asno. Además, el matrimonio compró varias tierras, e incluso, Juana González estando viuda, adquirió terrenos en Chío.

4. MARQUESA DIAZ BAUTE, hija de Juana González y de Francisco Díaz, y su marido Amador F(H)ernández, vivieron en Icod de los Vinos, nacido aproximadamente en 1524 (en 1612, declarando como testigo dice contar 88 años).
Heredó de sus padres parte de las tierras en Chío. Tuvieron dos esclavos -Francisco e Isabel-, tierras, ganado vacuno (8), caprino (250), puercas (30) y asno (1), y fundaron un patronato con sepultura propia en el convento de S. Agustín. Indicadores de una más que desahogada posición económica.
En 1573, Amador Fernández es nombrado partidor de los bienes de la Catalina González, mujer de Salvador Alonso, ambos guanches.
Ambos, Marquesa y Amador, aún vivían en 1612.

5. CATALINA AMADOR, hija de Marquesa Díaz y de Amador F(H)ernández, junto con su esposo Bernardo Núñez, como sus padres, residieron en Icod. 
Catalina quedó viuda con hijos menores de edad, antes de 1609, cuando otorgó su testamento al encontrarse muy enferma, donde consta carecer de bienes, al haberlos vendidos, y solicita a su padre que costease sus honras funebres. Sin embargo, superó la grave afección y hace un nuevo testamento en el año 1621.

6. El alférez MARCOS HERNÁNDEZ AMADOR, hijo de Catalina Amador y de Bernardo Núñez, nació en Icod. Se trasladó a la isla de El Hierro, donde casó en el año 1627 con Catalina Martín Quintero, hija del capitán, regidor y familiar del santo oficio Juan Quintero
Mapa de El Hierro, Tomás López 1779
Magdaleno y de su legítima mujer Catalina Martín Blanco (su hija tomó su nombre a la vez que su apellido, como era costumbre), así como hermana de Pedro Quintero Núñez, alcalde de Manila.
El alférez Marcos Hernández, dispuso sus últimas voluntades, en el año 1634, donde declaró por hijos a Jerónima (que continúa), María, Catalina, Juan y Manuel Machín. Su esposa lo hizo años después, en 1685.
[El apellido Magdaleno llegó a la isla de El Hierro a finales del siglo XV, con el castellano Alonso Magdalena, que en 1490 celebró esponsales con Clara Machín de Arteaga, tatarabuelos de Catalina Martín Quintero. Asimismo, cuenta entre sus antepasados con Juan Machín de Arteaga que vino a Canarias acompañando al señor de las islas Diego de Herrera, aproximadamente en 1455. La tradición lo vincula con la princesa bimbache Nisa, hija del último rey Osinisa - ver ÁLVAREZ DELGADO, A. 1956 y 1961-. En otra vertiente, el capitán Alonso Mateo Quintero, natural de Moguer, fue el
Descendencia en el Hierro (continuación del cuadro anterior)
primero de su familia en establecerse en la isla herreña, a mediados del siglo XV; tatarabuelo también de Catalina Martín Quintero].

7. Mª JERÓNIMA QUINTERO HERNÁNDEZ, matrimonió en Valverde, año 1647, con el capitán y escribano Antonio Espinosa de los Monteros, hijo del también capitán y regidor, así como señor en parte de las islas de La Gomera y el Hierro -derecho al que renunció- Diego Espinosa y de su primera esposa Águeda de Castilla.
El capitán Espinosa dejó su existencia en 1675, su mujer Jerónima lo hizo en el año 1698.
[El primer Espinosa de los Monteros -apellido toponímico tomado de la localidad burgalesa de su mismo nombre- fue el extremeño Diego Espinosa, al que se nombra como conquistador de Tenerife y La Palma, su nieto Alonso Espinosa de los Monteros, natural de La Palma, casó tres veces: Inés Méndez, Inés García y Catalina de Mérida, pasó de la mencionada isla a el Hierro, donde ejerció de gobernador (1567). Alonso Espinosa e Inés Méndez fueron bisabuelos del capitán Antonio Espinosa de los Monteros. La familia Padrón en Canarias tiene su origen en Portugal, una de las familias repobladoras más antiguas de El Hierro, como las comentadas anteriormente, su tronco los constituyen el hidalgo portugués Pedro Padrón Salgado y su esposa Leonor de Acosta, avecindados primeramente en La Palma donde luego pasaron a El Hierro, tatarabuelos del capitán Antonio Espinosa de los Monteros].

8. ÁGUEDA CASTILLA, nombrada así en honor a su abuela materna, nacida en Valverde en 1649, contrajo nupcias en la capital herreña en 1673 con el capitán Francisco Marrero Quintero, natural de Valverde (1646), hijo del capitán Francisco Marrero, nacido en Tenerife y vecino de El Hierro, y de la herreña Isabel Quintero. Ambos formaron la rama Espinosa Marrero.
[El apellido Marrero  -marras- llegó a Tenerife a poco de su conquista con los portugueses Gil Marrero y su mujer Constança Antona, abuelos cuartos del capitán Francisco Marrero Quintero. Recomendamos la lectura del artículo de José A. González Marrero: Asentamiento del apellido Marrero en los valles de La Laguna (pulsar enlace)].

9. Capitán SALVADOR ESPINOSA QUINTERO, natural de Valverde, donde desposó en 1696 con
Iglesia parroquial de Valverde. FEDAC
María González Llanos de la Barreda, de la misma naturaleza, hija del capitán y escribano Gonzalo Padrón de Arteaga y de María Llanos de la Barreda.
El capitán Salvador Espinosa, en 1708, huyó a América acusado de la muerte de su parienta María de Febles (sobre la familia Febles-Fevres y otras familias herreñas, consultar el interesante artículo de Cristina López Díaz, Dña. Petronila Martel de Febres Arteaga, una ilustre descendencia de la isla de El Hierro -pinchar sobre el enlace-).
María González Llanos de la Barreda, se avecindó con sus hijos en Las Palmas, hizo su testamento en esa ciudad el 2 de enero de 1752, falleciendo el 16 de noviembre siguiente.

10. JUAN ESPINOSA DE LA BARREDA, nacido en 1699 en Valverde, capitán de artillería y regidor de Gran Canaria, donde se avecindó. En 1733, contrajo matrimonio en la parroquia del Sagrario de la Catedral, con Antonia Romero-Cerpa Jaraquemada, nacida en 1698, hija del teniente general de artillería y regidor de Gran Canaria Luis Antonio Romero-Cerpa Jaraquemada y de su tercera esposa Andrea Macías Espino.
El capitán Juan Espinosa falleció en Las Palmas, en el año 1789.

11. Mª DE LA O ESPINOSA DE LA BARREDA ROMERO, natural de Las Palmas donde se bautizó en la iglesia del Sagrario el 23 de diciembre de 1733. En la misma parroquia, año 1764, se celebró su enlace con el coronel y gobernador de armas de la isla Juan Fernando del Castillo-Olivares Múxica (remitimos al lector a nuestro escrito Orígenes del apellido Del Castillo-Olivares).

12. Mª ANTONIA DEL CASTILLO-OLIVARES DE LA BARREDA, en 1779 matrimonió con el capitán y regidor de Gran Canaria Agustín Tomás Falcón Bethencourt, hijo del capitán y
Descendencia en Gran Canaria (continuación del gráfico anterior)
síndico personero Jacinto Agustín Falcón Ramos y de Mª Antonia de Bethencourt Franchi.
En el nobiliario de Canarias (tomo II, pag. 170) se lee: por esta alianza fué la Casa de Falcón una de las más importantes del país por su cuantiosa fortuna.
[Acerca de los comienzos del apellido Falcón en las islas y la descendencia de esta, ha sido tratado en Falcón, alianza con la casa Del Castillo-Olivares.]
La ascendencia original de estos Bethencourt, la encontramos en Teguise, índigena de Lanzarote, y el conquistador normando Maciot de Bethencourt (en este sentido, es esclarecedor escrito de Miguel Rodríguez Díaz de Quintana, De la inexistente primera mujer de Maciot de Bethencourt; al que sumamos la publicación Apellidos normandos en Canarias. Orígenes y notas descriptivas), con antepasados por la misma línea de la familia Semidán, guanartemes de Gran Canaria, por la unión de Maciot II de Bethencourt, nieto del anterior, y Tenesoya Vidina (bautizada como Luisa de Bethencourt, hija de Armide Iacocon (Aymediacoan) hermano del último guanarteme de Telde).

Ambos hijos, Mª del Pino (13a) y Antonio de Padua, siguen esta descendencia:
13a. Mª del PINO FALCÓN DEL CASTILLO-OLIVARES, nacida en Las Palmas aproximadamente en 1779, tercera hija del regidor Agustín Tomás Falcón y de su mujer Mª Antonia del Castillo (12).
En 1797, se inscribe su matrimonio con Fernando del Castillo-Olivares Calimano, mayorazgo como séptimo nieto del conquistador Cristóbal García del Castillo, nació en el año 1772 en Las Palmas, hijo del capitán Cristóbal del Castillo-Olivares Gutiérrez de Lanzas y de Ana Calimano Chabonier.
Fernando del Castillo-Olivares dejó de existir en el año 1820, su esposa Mª del Pino le sobrevivió hasta el año 1861.
13b. ANTONIO JACINTO FALCÓN DEL CASTILLO-OLIVARES, natural de Las Palmas (1784), primogénito del regidor Agustín Tomás Falcón y de Mª Antonia del Castillo-Olivares (12), hermano de Mª del Pino Falcón (13a).
En 1807, celebró nupcias en el Sagrario-Catedral de Canarias con su prima segunda Mª del Rosario Quintana Llarena, nacida en Las Palmas en 1788, hija de Rosa de Llarena Falcón y del capitán Pedro Nicolás López de Morales.

14. JOSÉ MARIA DEL CASTILLO-OLIVARES FALCÓN, nació en Las Palmas en 1805, hijo de Mª del Pino Falcón (13a) y del propietario del mayorazgo instituido por el conquistador Cristóbal García del Castillo, Fernando del Castillo-Olivares, convertido en su último poseedor, al que se había añadido el patronazgo de la ermita de la Nieves en Agaete, además del establecido por el doctoral Juan González Falcón. Fue el primer alcalde constitucional electo de Las Palmas (1852) y diputado provincial (1872-1873).
Desde 1828, cónyuge de su prima hermana Mª ASUNCIÓN FALCÓN QUINTANA (12b), hija de los nombrados Antonio Falcón del Castillo-Olivares (13b) y Rosario Quintana Llarena.

15. FERNANDO DEL CASTILLO-OLIVARES FALCÓN, natural de Las Palmas donde se bautizó en
S. José de las Longueras (Telde), mayorazgo del Castillo. Acuarela: Juan L Egea
la Parroquial del Sagrario en 20 de noviembre de 1832. En la parroquia de la Concepción de Sta. Cruz de Tenerife, en el año 1857, celebró esponsales con Josefa Fierro Van de Walle, nacida en 1836 en Sta. Cruz de La Palma, hija del diputado provincial José Mª Fierro Fierro y de Josefa Mª Van de Walle-Cervellón Valcárcel, de la casa del marquesado de Guisla-Ghiselin. Un hermano de Josefa, José Alejandro Fierro casó con una cuñada, Mª del Rosario del Castillo-Olivares, hermana de Fernando.
El deceso de Fernando del Castillo-Olivares tuvo lugar en Las Palmas (1881), su esposa vivió hasta el año 1908.

16. Mª MERCEDES DEL CASTILLO-OLIVARES FIERRO, nacida en Las Palmas en el año 1879, camarera de la virgen del Carmen en la parroquia de S. Agustín y promotora de establecimiento de la orden carmelita en la isla. Estuvo casada, desde 1905, con Luis Manrique de Lara Massieu, hijo de Cristóbal Manrique de Lara Ponte y de Mª del Carmen Massieu Westerling, nacido en la mencionada ciudad en 1875, donde fue concejal con el alcalde José Mesa y López (1929-1931).
El 26 de agosto de 1945 dejó su existencia Luis Manrique de Lara, muchos años después, por ello la pudimos conocer, el 28 de octubre de 1969, lo hace su esposa Mercedes del Castillo-Olivares.
[La ascendencia Massieu Westerling ha sido expuesta en Westerling, una familia canaria de origen flamenco].

17. Mª CARMEN MANRIQUE DE LARA DEL CASTILLO-OLIVARES, nació en Las Palmas en 1910, y allí casó  (1931) con Eugenio Egea Poggio, natural de Santa Cruz de La Palma (1904), médico que desarrolló su vida profesional en Bañaderos (Arucas) y Teror. Fallecieron, respectivamente, en Las Palmas de Gran Canaria (1995) y en Teror (1976).

A modo de recapitulación gráfica, finalizamos con el siguiente cuadro:
En mayúscula relación consaguínea y en minúscula, consortes; 
los números marcanel orden genealógico descendente 
a partir de Diego Baute(1). Los hermanos, además de estar precedidos por su número
(orden generacional descendente), se identifican como A y B.
.

FUENTES
- AHDC. Libros sacramentales. Extractos de protocolos notariales.
- AHPLP. Protocolos notariales.
- AHPSC. Protocolos notariales.
- AMLL. Acuerdos del Cabildo de Tenerife.
BIBLIOGRAFÍA
- ÁLVAREZ DELGADO, J. (1956) Antropónimos de Canarias. Anuario de Estudios Atlánticos, nº 2 pp 310-456.
- ÁLVAREZ DELGADO, J. (1961) Juan Machín, gran figura histórica de Madera y Canarias. Anuario de Estudios Atlánticos, nº 7 pp 133 y ss.
- CEBRIÁN LATASA, J.A. (2003) Ensayo para un diccionario de conquistadores de Canarias. Edit. Gobierno de Canarias.
- CEBRIÁN LATASA, J.A. (inédito) Los guanches. Ensayo sobre la supervivencia de los canarios prehispánicos de Tenerife. Archivo Gaviño de Franchy.
- DARIAS PADRÓN, D.V. (1924) Linajes herreño-gomeros. Familia Espinosa Ayala. Imprenta Narciso de Vera.
- FERNÁNDEZ BETHENCOURT, F. Nobiliario de Canarias (edic. RÉGULO, 1952). Edit. 7 islas.
- Indices de los protocolos pertenecientes a las escribanías de la isla de el Hierro (1974). Instituto de Estudios Canarios de La Laguna. 
- MARTÍNEZ DE LA PEÑA, D. (1997) La casa real de Daute. Los Ibaute y sus descendientes. Edit. Graficor.
- de la ROSA OLIVERA, L. Notas sobre los reyes de Tenerife y sus familias. Revista de Historia, nº 115-116, julio-diciembre 1956.
- SERRA RAFOLS, E. (1978) Las datas de Tenerife. Instituto de Estudios Canarios.
- RANCEL, J.N. Genealogía Rancel-Seral


12 comentarios:

  1. Me sorprende mucho la cantidad de generaciones que tienen y he visto en este blog. Empece hace unos años y aun no he avanzado en alguna de la cuarta generación. Este post me gusto, mucho porque se entiende y está muy claro así como muy ordenado para seguirlo.
    Saludos y sigan publicando
    Marisa

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Marisa.
    El contar con más o menos generaciones es cuestión del tiempo dedicado a ello, la genealogía no es cuestión de días, sino de constancia y perseverancia en el tiempo, ahora mismo son algunos años dedicados a esta tarea, en la que siempre cabe la sorpresa y la aparición de nuevos datos; aquí intentamos resumir este trabajo o el resto que no salen al igual el tener un árbol familiar por generación espontánea. Nunca se acaba, y podemos estar años a la espera de localizar alguna persona (o no encontrarla, porque si hay que ser consciente es que esto no acaba).
    Se intenta mediante esta difusión que algunas personas puedan compartir lo que aquí ponemos. Abiertos a nuevas aportaciones o sugerencias.
    Reiterando la gratitud, con ánimo para que avances en tu conocimiento familiar, un saludo

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Buenas, primero que nada felicitar al autor. El artículo está genial. Y en segundo lugar, me gustaría saber si sobre Francisco Díaz, el marido de Juana González Baute, se sabe algo más de lo que se menciona, como por ejemplo: si también era guanche o lugar de procedencia. Gracias

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias, Esteban.
    Parece que la naturaleza de Esteban Hernández, es portuguesa; según Cebrián Latasa en su obra inédita "Los guanches. Ensayo sobre la supervivencia de los canarios prehispánicos de Tenerife", vecino de Icod de los Vinos.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bentor K. Rodríguez9 de febrero de 2016, 12:02

      Muy buenas señor Egea,
      ¿podría decirme como podría consultar dicha obra inédita de Cebrián Latasa? me sería de mucha ayuda en mi proyecto de carrera.
      Gracias de antemano

      Eliminar
    2. Buen día, Sr. Rodríguez.
      Los derechos de su edición los tiene Gaviño de Franchy editores, sé que su intención es editarlo en breve.
      Saludos

      Eliminar
  6. "y contingentes de canarii" ¿Por qué no decir simplemente canarios? No hay un sólo documento de las islas que lo escriba así. Se está convirtiendo en moda.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por su comentario. Utilizamos la palabra como recurso para matixar que hablamos de antiguos canarios, naturales de Gran Canaria. Saludos

    ResponderEliminar
  8. Pero no lo hace con los gomeros. A veces se fuerzan demasiado las cosas, creo que con especificar (si ya no por el propio contexto) con un adjetivo: antiguo, natural o indígena. Es una opinión. Saludos y felicidades por el blog.

    ResponderEliminar
  9. Al principio dice que Diego Baute es uno de los pocos guanches de bandos de paces que no se llevan deportado a Gran Canaria o Madeira, pero ¿se refiere a guanches nobles de los bandos de paces o a guanches en general de ese bando?, pues si se que a los menceyes y nobles a muchos los deportaban y se que el adelantado tambien vendió a guanches como esclavos de estos bandos pero pensé que después de la conquista esta venta no fue tan pronunciada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen día, JD. En efecto, me refiero a los guanches, en este caso del bando de Anaga, que eran de los considerados como de paces, por tanto no esclavizables. Aunque en determinados casos se alteraron arbitrariamente estos criterios.
      Por las diferencias con el adelantado Alonso de Lugo hacen que el mencey de Anaga D. Fernando junto con otros guanches se destierren a Gran Canaria, a pesar de pertenecer a los de paces y que un recurso real falle a su favor.
      Agradeciendo su comentario, esperamos haberle aclarado su pregunta.
      Saludos

      Eliminar

Printfriendly