sábado, 26 de enero de 2013

APELLIDOS DE ANTIGUOS POBLADORES DE LA VILLA DE MOYA: SIGLOS XVI-XVIII ( I )

EUGENIO EGEA MOLINA
MOYA, ENTRE LOS SIGLOS XVI Y XVIII
La villa de Moya se localiza en la comarca noroeste de la isla de Gran Canaria, partiendo de la costa (Lairaga) hasta alcanzar la cumbre (Montañón Negro). Su casco y gran parte de su territorio se corresponde con zona medianías, atravesado por dos grandes barrancos (el de Azuaje/Aumastel y el de Moya), en un espacio de unos 36 km. cuadrados. 
En su territorio estuvo la célebre Montaña o Selva de Doramas, nombre tomado por haber sido dominio del valeroso caudillo indígena[1].

Mapa de Gran Canaria 1686. Pedro A. del Castillo
A poco de la conquista, finales del siglo XV, comienza a gestarse el primer núcleo poblacional en la falda de la Montaña de Doramas, caracterizada por un extenso bosque de laurisilva, hoy desaparecido. 
Sus límites actuales se han mantenido inalterales desde sus inicios, con un conato fallido de segregación del pago de Fontanales, en el siglo XIX.

martes, 22 de enero de 2013

DIEGO FALCÓN Y MARÍA DOMÍNGUEZ, UN CASO MÁS DE MESTIZAJE EN GRAN CANARIA

JAVIER GIL PÉREZ 

Este artículo lo escribo con la finalidad de hablar sobre una de las ramas genealógicas que gran parte de los grancanarios compartimos. No me voy a parar en los colaterales de las familias sino en estudiar y analizar la línea directa que desde el matrimonio que posteriormente nombraré hasta mi persona separa. 
La genealogía despierta en mucha gente un gran interés, el descubrir de donde venimos, quienes fuimos, es importante e interesante estudiar. En un territorio insular como el que vivimos nos permite acotar en gran medida el estudio genealógico. Por otra parte la consanguinidad en la isla es muy alta, de hecho creo que todos los grancanarios tenemos como mínimo una pareja común en algún momento de los más de 500 años de la conquista de la isla. 
En esta rama comprobaremos el mestizaje entre los foráneos (castellanos, portugueses, normandos, etc.) y los aborígenes canarios. 
Una línea genealógica abarca cientos incluso miles de apellidos, pero en este caso vamos a tratar, entre otros los siguientes: Falcón, Domínguez, Lorenzo, Castellano, Hernández, Rodríguez, Arencibia, González, Suárez, Ortega, Rivero, Lantigua, Herrera, Gil, Moreno. 

miércoles, 16 de enero de 2013

CURIOSIDADES GENEALÓGICAS

CRISTINA LÓPEZ-TREJO DÍAZ
Catedral de Canarias. Las Palmas de G.C.
La genealogía es un mundo apasionante. La investigación de nuestras raíces familiares nos lleva de la mano a un mundo de sorpresas. Cuando creíamos que eramos oriundos de un pueblo la genealogía nos hace viajar por las islas y a veces por el continente europeo llegando a la vieja Flandes o al continente vecino de Africa. Así cada día que nos enfrentamos a los antiguos legajos descubrimos como la magia envuelve nuestra historia. Pero también encontramos frustraciones, legajos desaparecidos, interrupciones que nos impiden continuar como por ejemplo la aparición de un morisco o un indígena cuyo nombre original ha sido borrado de la faz de la tierra. En este artículo queremos nombrar solo algunas de las anécdotas con las que podemos encontrarnos día a día en nuestro viaje por la genealogía.

domingo, 13 de enero de 2013

LA FAMILIA AROCENA EN CANARIAS

JUAN FÉLIX ESTEVA NAVARRO

Con la llegada a Santa Cruz de La Palma de Cayetano Arocena Usabaraza, un guipuzcoano que era piloto de altura y constructor naval, dio comienzo una nueva etapa la más brillante, sin duda en el proceso histórico de las construcciones navales de la Isla y cuyo apellido ha llegado hasta nuestros días. Cayetano Arocena nació en Guipúzcoa el 11 de septiembre de 1769, en el seno de una familia pudiente y fueron sus padres José Joaquín Arocena y Ana Patricia de Usabaraza. Cuando recalo en la Palma, el joven Cayetano había sobrevivido a un naufragio y el 25 de Febrero de 1805 , a la edad de 36 años ,contrajo matrimonio con la señorita Catalina Lemos Smalley, nacida en 1782 , hija del capitán Juan José de Lemos y Mauricia Eduarda Smalley.
La ceremonia fue oficiada por el venerable beneficiado Manuel Díaz Hernández de grata memoria, cuya estatua preside desde el 18 de abril de 1879 la Plaza de España de la capital palmera.

Printfriendly