viernes, 13 de febrero de 2015

ABUELOS PORTUGUESES. UNA ASCENDENCIA FAMILIAR EN CANARIAS, SIGLOS XV y XVI (I)

EUGENIO EGEA MOLINA
1. INTRODUCCIÓN
a) CONTEXTO GENERAL
Los portugueses constituyeron el contingente europeo más numeroso, después de los del reino de Castilla, establecidos en las islas Canarias.
Se convirtieron en fundadores o primeros repobladores de muchas de sus localidades. Ellos son parte esencial del legado y patrimonio isleño, aportando su genética y cultura que aún perviven entre los canarios y sus descendientes fuera de las islas.
Una herencia que ha redundado en la idiosincracia canaria, caracterizada por el mestizaje y la confluencia, que después de pasados cinco siglos se sigue manteniendo, formando parte sustancial de su propia identidad.
Durante el siglo XV, las relaciones lusas con Canarias fueron beligerantes por el interés en la posesión de las islas, con ataques, ocupaciones y capturas de indígenas para su venta como esclavos. Cuestión que se aplacó en el siglo XVI, época dorada para la navegación y descubrimientos portugueses, con acuerdos para la repartición de nuevos territorios. Un momento en el que se produce una importante emigración lusa hacia Canarias como enclave geográfico del comercio y la navegación, convertida en una plataforma para sus intereses en África y el Nuevo Mundo.
Las islas que reciben mayor número de portugueses son las denominadas realengas: Gran Canaria, Tenerife y La Palma, últimas en ser conquistadas, a finales del siglo XV, bajo el patrocinio de los reyes católicos. Entre estos, llegaron algunos conquistadores, mercaderes, artesanos, labradores, marinos, armadores, etc.
Estos asentamientos en las islas fueron favorecidos por la expansión atlántica de Portugal, y transformada en una rápida integración en la nueva sociedad que se estaba gestando, motivado por las similitudes religiosas, lingüistícas y culturales, decisivas para una
adaptación más rápida que otros colectivos. Algunos también arribaron por las persecuciones y expulsión de los judíos (marranos) de su territorio, así como la proximidad de los archipiélagos de Madeira y Azores cercanos a Canarias... 
Todos atraídos, en mayor o menor medida, por mejorar sus condiciones de vida.
El presente trabajo lo vamos a presentar desde un enfoque biográfico-genealógico, partiendo de nuestros propios ancestros portugueses, sacándolos del anonimato y acercándolos hasta nosotros.
b) DEFINICIÓN Y PROCEDIMIENTO
Hemos escogido nuestro propio árbol genealógico, compuesto de 7687 fichas con ancestros en línea directa. A partir de las cuales hemos extraído antepasados portugueses, resultado de nuestras pesquisas.
Es cierto que no son todos los que están, ni están todos los que son, nuestras ramas no están todas desveladas: una investigación de estas características siempre estará inconclusa. 
Los ascendientes seleccionados aparecen documentados como portugueses, desechando otros que por su apellido (Pereira, Luján, Almeda/Almeida, De Évora/Dévora, Nodar/Noda, Sosa/Sousa, Báez/Vais, etc.) pudieran determinar una procedencia lusa. 
La dificultad de llevarnos por apellidos exclusivamente presenta importantes sesgos, entre los más destacables: a) podríamos contaminarnos con gallegos, b) tratarse de oriundos que no vinieran directamente a las islas, c) impuestos o adoptados por no portugueses.

miércoles, 4 de febrero de 2015

PRISIONEROS FRANCESES DE LA GUERRA DE LA INDEPENDENCIA: SU INTEGRACIÓN EN LA SOCIEDAD DE GRAN CANARIA

CRISTINA LÓPEZ-TREJO DÍAZ
 Ponencia presentada en el I Encuentro de Genealogía Gran Canaria,
celebrado en la Real Sociedad Económica de Amigos del País
de Gran Canaria, el 20 de noviembre de 2014

El 21 de octubre de 1805, cuatro días después de la pérdida de la batalla de Trafalgar, llegaba a Cádiz el Almirante francés Françoise Ètienne de Rosily-Mesros, enviado por Napoleón tras destituir al almirante Villeneuve, con el fin de salvaguardar la escuadra franco-española en Cádiz. Rosily reorganizó una pequeña flota bloqueada en el interior de la bahía de Cádiz por el ejército británico. Tres años más tarde,el país estaba en pie de guerra contra sus antiguos aliados, los franceses, por la invasión de las tropas napoleónicas. En junio de 1808, se produce la batalla de la Poza de Santa Isabel en la bahía de Cádiz, dentro del marco de la guerra de independencia, donde los hombres de la escuadra naval francesa al mando de Rosily quedaron rendidos, erigiéndose como la primera batalla en la que el ejército español vencía al napoleónico. Los prisioneros fueron conducidos al arsenal de la Carraca aunque posteriormente fueron trasbordados a los pontones, o antiguos navíos convertidos en auténticas cárceles flotantes,frente a las costas de Cádiz.

Pontones en la Bahía de Cádiz
Así, a los 3.776 marineros de Rosily vencidos por España, se unirían pronto los 17.350 hombres del general Dupont, capturados en la batalla de Bailén. Juntos y hacinados compartirían su suerte a bordo de los llamados "sepulcros flotantes", un total de ocho, donde la mayor concentración de hombres tuvo lugar entre 1808 y 1810 en las más extremas condiciones de habitabilidad y salubridad, falleciendo muchos de ellos por hambre y fiebres.
A los pocos días de la captura de la flota de Rosily, la Junta de Cádiz decide trasladar a los prisioneros a otros lugares. Se enviaron mil a Inglaterra, otros mil a Portugal. La isla de Mallorca recibió en dos años, siete mil prisioneros aunque por su alto coste de manutención (se calcula de más de 400.000 reales al mes), el gran descontento de los lugareños y la cercanía de la base inglesa en Menorca, pronto se decidió trasladarlos a un lugar donde no molestaran, la isla desierta de Cabrera. Cada cuatro días les llevaban suministros pero pronto fueron abandonados a su suerte. Los que no morían de hambre o sed, se volvían locos. Sebastien Boulerot, prisionero francés que logró sobrevivir, contaba en sus memorias los episodios de hambruna, agresiones físicas, canibalismo, etc. que se dieron en la isla.
En 1808 la Junta de Cádiz también escribió a las autoridades del Archipiélago Canario para preguntar cuántos prisioneros podrían alojar a lo que se respondió que solo podían asumir unos mil doscientos. Canarias no estaba pasando uno de sus mejores momentos. Debido a la guerra de Trafalgar primero y posteriormente a la guerra contra el francés, las costas del Archipiélago estaban indefensas, carecían de protección naval contra posibles invasiones extranjeras. Las comunicaciones con la Península estaban interrumpidas y con ellas, la entrada de alimentos, el comercio, etc.

sábado, 17 de enero de 2015

LA CAPELLANÍA DE SANTA LUCÍA”. EL APELLIDO MAGÁS (y II)

JUAN RAMÓN GARCÍA TORRES
FANEQUE HERNÁNDEZ BAUTISTA


A. INTRODUCCIÓN
La escala con la que iniciamos hoy la tarea tiene solo cinco peldaños quedando definitivamente truncada. La pareja que está en la base formada por Alonso Pérez Magás 2 y Jacinta Domínguez, vecinos de Las Palmas a mediados del siglo XVII con importantes propiedades en Tirajana, no tuvo descendencia legítima por lo que en su testamento conjunto instauran una capellanía de misas rezadas. Nunca tuvimos muy claro que era esto de las capellanías, topónimo frecuente en los campos de las islas, de manera que acometimos este trabajo con la humildad de reconocerlo y de querer aprehender el concepto con una ejemplificación cercana, relacionada con mis ancestros, pues Alonso fue el padrino de una de mis ascendientes de Tirajana, María Ramos, mi décima abuela materna, como puede comprobarse en la siguiente partida de bautismo:
María. Iglesia de San Bartolomé -Tunte, Libro 1 - Folio 79 Vto- Año 1638
"María, hija de Luis Jiménez y de Ana de los Reyes, su legítima mujer, fue traída a esta Iglesia del Señor San Bartolomé en 28 días del mes de febrero de 1638 años solo a recibir los óleos y bendiciones por cuanto en casa le echó agua Alonso Pérez Magás el cual fue su padrino y Jacinta Domínguez su mujer del dicho y tiene óleo y crisma, vino a la pila de diez días de nacida”. Por mí, Juan Sánchez de Herrera.
Hoy sabemos que además de ser vecinos en el Lugarejo de Santa Lucía ambas parejas tenían cierta relación de parentesco. El padre de Alonso, Juan Magás, estuvo casado en segundas nupcias con María Ramos Izquierdo que era hermana de Ana de los Reyes. Así pues Alonso era hijastro de María, la hermana de Ana o, lo que es lo mismo, un sobrinastro de Ana de los Reyes.
Con sinceridad he de decir que, aun habiendo sido profesor de Historia de Canarias durante muchos años, es ahora que he escarbado en mi genealogía por los cuatro costados hasta el 1500 que estoy empezando a entender realmente la idiosincrasia de este pueblo.

miércoles, 7 de enero de 2015

“EL ANTICRISTO EN TIRAJANA”. EL APELLIDO MAGÁS (I)

FANEQUE HERNÁNDEZ BAUTISTA
JUAN RAMÓN GARCÍA TORRES
EN TORNO AL APELLIDO MAGAZ
- ORIGEN REMOTO: MAGAZ, UN APELLIDO TOPONÍMICO.
Magaz de Pisuerga es una localidad y municipio de la comarca del Cerrato en la Provincia de Palencia.
Magaz de Cepeda es un municipio y localidad de España en la provincia de León.
Magaz de Arriba es una localidad perteneciente al municipio de Arganza, en la comarca de El Bierzo, provincia de León, comunidad autónoma de Castilla y León.
Magaz de Abajo es una población leonesa situada en la comarca de El Bierzo, a unos 10 km de su capital, Ponferrada.
- DISTRIBUCIÓN SEGÚN EL INE POR PROVINCIA DE RESIDENCIA
El total de personas residentes en España con Magaz como primer apellido a 1 de enero de 2013 es tan solo de 577 personas de las cuales 137 viven en León y 53 en Valladolid. El resto, sin contar con las grandes concentraciones de inmigración interior de todo el estado (Madrid y Barcelona), se reparte con cifras irrisorias en provincias cercanas al presunto origen del topónimo: Asturias, Pontevedra, Cantabria, Vizcaya con un pequeño grupo de 24 personas que no responde a esas coordenadas de situación en la provincia de Huelva y que pueden pertenecer a una misma familia.
En la provincia de Las Palmas (islas orientales como prefiero llamarlas) hay ocho personas que lo portan como segundo apellido, ninguna como primero, es decir que va a desaparecer con seguridad en la próxima generación.
-SOBRE UN POSIBLE SIGNIFICADO ORIGINAL
Lo más serio en nuestra opinión que hemos podido recabar en Internet sobre el tema, descartando algunos absurdos intentos de castellanización de términos prerromanos por similitud con palabras del español actual, lo podemos leer en la página 72 de “Pueblos y ríos bercianos: significado e historia de sus nombres” de Jesús García García, un meritorio trabajo de historia local de la comarca leonesa de El Bierzo.
En la entrada Magaz se dice lo siguiente:
Son dos pueblos de este nombre: de Abajo y de Arriba. Uno pertenece al ayuntamiento de Arganza, el otro al de Camponayara. La documentación parece orientada hacia un genitivo patronímico. Es norma en León derivar de Fafila, Fafilaz; de Vigila, Veilaz; de Kintila, Quintilaz. ¿A qué nombre propio se referiría Magaz? Documento formas próximas como Maga, Maganus, Magadanus e incluso Macarius. También Pidal en su Toponimia Prerromana afirma que el sufijo –az de Balmaz, Arnaz, Sabaraz, etc., es genitivo posesivo. Con todo, podría derivar del término latino medieval que recoge Du Cange en su Diccionario: “Magalacia” que define como “casa de pastores”
Documentación histórica de respaldo:
- El privilegio fundacional de Carracedo por Ordoño II del año 995 dice: “et descendit per viam quae vadit Magacae…”
- En una donación de Elvira Ordóñez a Samos en el año 1112 dice: “En Valcarce, Villafranca y Magaz…”
Independientemente de su significado original, que es muy difícil de determinar en las palabras prerromanas como también nos ocurre en las islas con las de origen guanche, queda bien establecido que se trata en la actualidad de un topónimo vivo en la Comunidad de Castilla y León y de un rarísimo apellido toponímico vigente en esa comunidad y en las comunidades vecinas de Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco.

sábado, 3 de enero de 2015

CASA POGGIO Y SU UNIÓN CON DÍAZ-FLORES


CAMILO J. BARROCAL DÍAZ-FLORES

HISTORIA DE LA CASA DE POGGIO
Según afamados autores y antiguos manuscritos, el origen de la familia Poggio piérdese en la oscuridad de los tiempos medievales. Su Solar primitivo radicó durante varias centurias
en la ciudad de Lucca, en Italia, y de él arrancaron ilustres ramas que fueron extendiéndose por otras regiones de la gran península mediterránea, de una de las cuales, la establecida en la aristocrática República de Génova, proceden directamente los Poggio de nuestras islas.
La abundante bibliografía que este linaje nos ofrece constituye indiscutible prueba de su notoria importancia. Eugenio Gamurrini, genealogista italiano, publicó su historia en 1671 remontándola hasta Arnicanso, que floreció en el primer tercio del siglo VIII; Hipólito Adolfo Taine, en su Filosofía del Arte, se refiere con elogio a la familia de los Poggio de Lucca.; Torcuato Tasso hace mención de los Poggio en diversos pasajes de su Jerusalén Libertada; Don Juan Félix de Rivarola en su Descripción histórica de la Serenísima República de Génova, impresa en Madrid en 1729, trata de esta noble prosapia; el capítulo XXXV de la Descripción genealógica de las Casas de Mesa y Ponte dedícalo su autor, el Presbítero Don Antonio Ramos, a reseñar la rama de los Poggio de Canarias; nuestro historiador Viera y Clavijo cita con encomio a los miembros de ésta; y, finalmente, en las obras de los Académicos Don Francisco Fernández de Béthencourt y Don Agustín Millares Carló tiene la misma, también, honrosísimas memorias.
Los hermanos Amaro y Guillermo Poggio, Conquistadores de Jerusalén y Antioquía; Gerardo Poggio, uno de los primeros Caballeros que pertenecieron a la milenaria Orden Militar de Malta; Juan Francisco Poggio, humanista italiano muerto en 1459; y el Cardenal Don Juan Poggio, Nuncio de Su Santidad en la Corte del Emperador Carlos V, cuéntanse entre el crecido número de personajes famosos que en todas épocas ha producido el apellido a que se refiere el presente capitulo.

sábado, 27 de diciembre de 2014

ORIGEN Y DIFUSIÓN DEL APELATIVO «DEL PINO» EN LA PARROQUIA DE TEROR (SS. XVII y XVIII)

GUSTAVO A. TRUJILLO YÁNEZ
Ponencia presentada en el I Encuentro de Genealogía Gran Canaria,
celebrado en la Real Sociedad Económica de Amigos del País
de Gran Canaria, el 21 de noviembre de 2014

Es conocida como la Virgen del Pino, nombre que ha llegado a ser tan popular en la isla de tal manera que muchas jóvenes llevan este apelativo cristiano.
ELIZABETH MURRAY. Recuerdos de Gran Canaria y Tenerife (1859).

Apareció sobre la copa de un pino en un día de bendición para esta comarca. Proviene de ahí su segundo nombre, que llevan muchas mujeres canarias, y que fuera del país no tiene significado. Nuestras innumerables Pinos testifican la extendida devoción a la patrona de Gran Canaria
FRANCISCO GONZÁLEZ DÍAZ. Teror (1918).

INTRODUCCIÓN
Una de las formas más usuales de poner de manifiesto el afecto por una determinada
imagen o devoción, ha sido la de añadir al nombre del vástago, el del santo o santa, advocación de María o de Jesús, objeto de veneración. Así, apelativos como el de «de Candelaria» o «del Cristo» en la isla de Tenerife, el de «los Reyes» en el Hierro o de «Guadalupe» en la Gomera, se han unido desde tiempo inmemorial al nombre de infinidad de niños y niñas. En Gran Canaria, y particularmente en Teror, el sobrenombre «del Pino» también llegó a popularizarse hasta cotas importantes, siendo incontables los párvulos cristianados de esta manera, manifestando con ello, el especial fervor que sus progenitores profesaron a su Patrona. Conocer los orígenes de este apelativo, así como la forma y el contexto histórico en que se produjo su mayor difusión, será el objetivo de nuestra ponencia.
Como ya indicó en su momento el profesor Vicente Suárez Grimón, refiriéndose a la advocación de Ntra. Sra. del Pino de Teror, generalmente, la historia de esta devoción se ha analizado o considerado desde un punto de vista teleológico, es decir, contemplando su pasado en función de lo que ha sucedido después, dando lugar a considerar que «como la devoción y culto a la imagen del Pino es el que es, lo lógico es pensar que siempre ha sido así»1. Efectivamente, los acontecimientos nos han ido mostrando lo equivocado de esta última afirmación, pues el progresivo aumento del culto y posterior conversión en Patrona de la Diócesis Canariense de la imagen de la Virgen del Pino ―al igual que ha sucedido con cualquier otra devoción o patrona insular― ha sido fruto, en este caso, de un proceso iniciado en las primeras décadas del siglo XVI, momento en que se gesta el relato sobre su aparición milagrosa. Y prosigue en el siglo XVII, durante el cual la imagen adquiere el estatus de patrona insular, hasta alcanzar mayores cotas de popularidad y magnificencia en la decimoctava centuria.
Lo dicho hasta el momento es de aplicación a la costumbre aún vigente de añadir al primer nombre de los niños y niñas bautizados, o anotados en el Registro Civil de Teror, el apelativo «del Pino» como signo de homenaje y consideración a la Patrona de la Diócesis de Canarias. La postura tradicional nos llevaría a concluir que se trata de un hábito que siempre ha permanecido presente entre los terorenses, e incluso, podríamos pensar que en otros tiempos pudo haber estado mucho más extendido que en la actualidad. Sin embargo, a pesar de lo popular y frecuente que resulta ―o resultaba hasta hace poco tiempo― el empleo de este apelativo cristiano, su existencia siglos atrás no fue, ni de lejos, lo generalizada y añeja que cabría esperar.

jueves, 18 de diciembre de 2014

UNA ASCENDENCIA CANARIA DE CINCO SIGLOS: ADN E HISTORIA FAMILIAR (y II)

FANEQUE HERNÁNDEZ BAUTISTA

Ponencia presentada en el I Encuentro de Genealogía Gran Canaria,
celebrado en la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Gran Canaria, 
el 21 de noviembre de 2014.



B. LOS LINAJES PATERNOS
(CROMOSOMA Y: FRECUENCIA DE LOS HAPLOGRUPOS)
Datos obtenidos de: “Demographic history of Canary islands male gene pool: replacement of native lineages by European” BMC Evolutionary Biology, August 2009. Rosa Fregel, Verónica Gomes, Leonor Gusmao, Ana M. González, Vicente M Cabrera, Antonio Amorim and Jose M Larruga